Carro de combate T-34/76 y T-34/85 ( Parte 2 )

2 t34 10En esta segunda parte (ver articulo I) bandera britanica pequena texto copiatrataremos la efectividad del T-34, que como todos los carros de combate tenía sus puntos fuertes y débiles.
Los puntos fuertes eran su blindaje, potencia de fuego y movilidad. Los puntos débiles, su nada fácil manejo, ergonomía, disposición de la tripulación y visibilidad (del comandante y conductor).
El T-34 tuvo gran estabilidad en sus puntos fuertes durante toda la WW2. En 1941, cuando hizo su aparición en combate, lo que más sorprendió al enemigo  fue su blindaje inclinado que no podía ser penetrado por las armas enemigas anticarro. Sólo los Flak de 88 mm lo podían hacer en distancias cortas los cañones cortos de 50 mm. La mayoría de los carros alemanes de 1941 sólo disponían de cañones de menor calibre 37 mm y 50 mm frente al de 76 mm del T-34, pero esto cambio a mediados de 1942 cuando los alemanes mejoraron sus armas y ya empezó a ser vulnerable durante el resto del conflicto aunque aún tenía mejor blindaje que el Sherman M4 y el Panzer IV. Sin embargo, este problema mejoró a partir de 1943 con la llegada del T-34/85.2 t34 5

En potencia de fuego, el cañón de 76 mm del T-34 penetraba cualquier carro alemán de 1941 con suma facilidad. Con el ZIS-5 podía llegar a penetrar blindajes de 102 mm a 90º con munición calibrada a 100 mts y blindajes de 78 mm a 90º a 500 mts con proyectiles BR-350A, también podía disparar proyectiles de alto explosivo. En 1943 comenzó a tener problemas de alcance frente a los de 75 mm del Panther o el de 88 mm del Tiger I. La llegada del cañón de 85 mm al T-34 en 1944 no lo hizo igual en potencia de fuego que los de los alemanes, pero ya los podían penetrar a distancias razonables, mientras que el precio y la movilidad del T-34/85 si que era mucho mejor que los carros alemanes. Además, el nuevo cañón permitía perforar frontalmente a estos con munición de núcleo de tungsteno que podía perforar 138 mm a 500 mts, suficiente contra los Panther y Tiger I.

Respecto a la movilidad, las anchas orugas del T-34, su buena suspensión, y su gran motor, le daban un rendimiento en todo tipo de terrenos sin igual. Los carros alemanes de primera generación no podían alcanzar dicho rendimiento, pues sus estrechas orugas hacían que se quedaran atascados y sin posibilidad de maniobra en sitios donde el T-34 podía salir con suma facilidad.

En resumen, la dureza del T-34 hicieron de él uno de los mejores carros de combate durante la primera mitad del conflicto. Ademas hay que tener en cuenta su operatividad, que en 1943 era del 70-90% frente al 48-62% de los alemanes.Featured Image -- 714

Por otra parte sus puntos débiles

En primer lugar la ergonomía tan pobre que tenía a pesar de las mejoras que se efectuaron. En las versiones que montaban el cañón de 76 mm la torreta sólo tenia capacidad para dos personas de lo estrecha que era. La visibilidad del comandante en batalla reducida. La pésima apertura de la escotilla, que se abría frontalmente, le obligaba a usar un visor y un periscopio horizontal para poder ver el terreno, ademas de tener que hacer las funciones de tirador o cargador. Los carros alemanes, británicos y estadounidenses disponían de torretas con capacidad para tres hombres, por lo que el comandante sólo se dedicaba a eso, a comandar el pelotón. El problema se solucionó con la nueva torreta del T-34/85.

La visibilidad del conductor también era pésima. Algunos de ellos informaron que la escotilla la mantenían ligeramente abierta incluso en combate, debido a los pésimos visores montados en su puesto de combate. Esto afectaba tácticamente al rendimiento pues no tenían una visión amplia del terreno.
El puesto del cargador no estaba exento de problema ya que el suelo de la torreta estaba diseñado para el almacenamiento de la munición en cajas metálicas de 9 proyectiles cada una con lo cual al agotar las existencias de munición situadas en los paneles de la torreta el tiempo de recarga del cañón se ralentizaba sobremanera.
2 t34 4
Hubo otros muchos factores deficientes, el entrenamiento de las tripulaciones, que entraban en combate con el entrenamiento básico y con dos días de preparación en el manejo del vehículo, la falta de mandos competentes (sobre todo después de las purgas de Stalin). A todo ello hay que sumar la falta de radio en los primeros modelos por lo que los comandantes no podían comunicarse con el resto del batallón, etc, etc. Pero los T-34 fueron de vital importancia para el Ejercito Rojo, pues su producción no decayó y les permitió tener siempre supremacía numérica sobre los alemanes.

El siguiente carro de combate a tratar en este apartado será el carro estadounidense Sherman M4.

Autor: Escipionelafricanus_ps, Pedro.

2 comentarios en “Carro de combate T-34/76 y T-34/85 ( Parte 2 )”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s